Categories
Tradiciones

¿Qué es la indugencia plenaria? El perdon por tus pecados

La indugencia plenaria es la remisión ante Dios de la pena temporal que nos corresponde por los pecados que cometemos. El perdon que Cristo ofreció a todos los que lo siguieran, está disponible para todos nosotros, que somos inocentes en nuestra mayoría y merecedores de castigo en nuestro menor número. Pero el sacrificio expiatorio de Cristo no tiene precio.

La indugencia plenaria es la remisión ante Dios de la pena temporal que nos corresponde por los pecados que cometemos. El perdon que Cristo ofreció a todos los que lo siguieran, está disponible para todos nosotros, que somos inocentes en nuestra mayoría y merecedores de castigo en nuestro menor número. Pero el sacrificio expiatorio de Cristo no tiene precio.

Te puede interesar¿Qué es el Pecado Según la Biblia?

Las indulgencias plenarias se proveen para que nosotros, que somos inocentes en nuestra mayoría y merecedores de castigo en nuestro menor número, podamos recibir el perdón divino que Cristo ofrece para todos los que lo siguen. Porque la indulgencia plenaria que recibimos nosotros, que somos inocentes en nuestra mayoría y merecedores de castigo en nuestro menor número, no tiene precio.

Las indulgencias plenarias se proveen para que podamos tener acceso a la remisión ante Dios por los pecados que cometemos al decidir sufrirla temporalmente (el perdón divino) sin importar si lo hemos ofrecido o no un sacrificio expiatorio como Cristo lo hizo.

Table of Contents

¿Qué es la indulgencia plenaria y cómo funciona?

La indulgencia plenaria es la remisión ante Dios de la pena temporal que corresponde por los pecados que se ha cometido.

Cuando un sacerdote, que es el representante del gobierno terrenal o pontífice romano -reinado sobrenaturalmente sobre todos los hombres- oficia en su santa misión, invoca al poder divino que lo juzgará; y obtiene para él mismo y sus fieles la remisión de las penas temporales que les deben ser impuestas como consecuencia de los pecados que ellos recibiesen con sabiduría que los hace merecedores de la pena eterna.

Las indulgencias plenarias funcionan de manera que el que las recibe, que se llama el “indulgenciado”, tiene la remisión de todas sus penas temporales por los pecados que cometió.

Las indulgencias plenarias puede ser concedidas por un obispo o arzobispo -que es representante del pontífice romano- para él y su clero cuando celebran a Dios en la misa u otro acto litúrgico que debiera ejercerse con devoción.

¿Qué significa que la indulgencia sea plenaria?

La palabra plenaria significa que las indulgencias que recibimos nosotros que somos inocentes en nuestra mayoría y merecedores de castigo en nuestro menor número, están libres del precio que el sacerdote o representante que las concede (obispo u arzobispo), tiene que pagar al gobierno terrenal para que él mismo tenga acceso a su perdón divino.

La indulgencia plenaria es un don gratuito que Dios ofrece sin importar si lo hemos orado por ella, o participando voluntariamente en sus sacrificios expiatorios. Por ende, estas se proveen sin límite para todos los que sigamos a Cristo.

Cómo recibir el perdón de Dios por medio de la indulgencia plenaria

Para recibir el perdón de Dios por medio de la indulgencia plenaria, necesitas que se te haya confesado una vez al año los pecados que has cometido y que estés dispuesto a no volverlos a cometer. El perdón de Dios por medio de la indulgencia plenaria tiene validez solo si tu hermano o hermana ha hecho lo mismo que tú, es decir:

El primer paso para recibir el perdón de Dios por medio de la indulgencia plenaria es buscar en estos casillas las obligaciones que nos corresponde cumplirlas cada semana; ahí encontrarás que puedes recibir el perdón de Dios por medio de la indulgencia plenaria que corresponde.

Si estás dispuesto a prometer que no volverás a cometer los pecados que has cometido, puedes pasar al siguiente paso para que todos tus pecados sean perdonados por una sola vez, sin importar cuántos haya tenido que confesar este año o durante tu vida.

¿Qué requisitos se deben cumplir para que una indulgencia plenaria sea válida?

Para recibir este beneficio hay que cumplir con las siguientes condiciones: 

  • Haber participado en la Santa Misa o celebración eucarística durante el mes anterior.
  • Haber guardado abstinencia total durante todo ese mismo período. Se trata de que el que recibe la indulgencia plenaria no coma carne ni beba vino durante todo ese mes.
  • Hacer penitencia (cuando sea posible) antes de acudir a la iglesia donde se va a recibir dicho sacramento .
  • Haber participado en actos litúrgicos durante el mes anterior. En este caso puede ser que haya sido a través de una celebración eucarística o incluso que nosotros hayamos hecho nuestra própria misa (sin embargo estas dos son no podrán servir para recibirla).
  • Hacer penitencia (cuando sea posible) antes de acudir a la iglesia donde se va a recibir dicho sacramento. Sin embargo esta solo podrá servir para que las obligaciones que nos correspondan cada semana, tengan un precio menor o que los pecados cometidos en este período sean remediados con más rapidez si hemos guardado abstinencia y hacemos penitencia al momento de acudir a la celebración.

¿Quién puede recibir una indulgencia plenaria?

Las indulgencias plenarias pueden ser recibidas por todos los que estén en el Purgatorio, el cual es el estado que precede a la beatificación, y que es el lugar de purgación.

El Purgatorio se encuentra fuera del cielo o bien dentro del propio mundo terrenal en una región que se extiende entre las puertas que hay al norte, sur, este y oeste de Jerusalén velando por sus peregrinos hasta que terminen su tiempo de penitencia. El Purgatorio no tiene fronteras ni barreras para separarlo físicamente del cielo sino más bien congelaciones temporales. Y en el purgatorio se juzga el alma de una persopna fallecida y sus pecados. Por ende, es importante recibir la indulgencia plenaria cuando el alma esté dentro del purgatorio.

Las indulgencias plenarias pueden ser recibidas también por todos aquellos que és inocentes de un pecado mortal y que no hayan sido bautizados. Sin embargo, para que alguien que es inocente de un pecado mortal sea capaz de recibir las indulgencias plenarias, tiene que desearlo con la intención firme ante Dios Padre a través del Espíritu Santo.

El perdón total por los pecados se llama absolución o remisión que se otorga por un sacerdote que tiene autoridad para hacerlo.

Los pecados pueden ser remitidos a través de la absolución que es otorgada por un sacerdote que tiene el derecho, o cuando recibes los sacramentos del Bautismo y Confirmación. Una indulgencia plenaria en este caso significaría que el perdón total está disponible sin importar dónde vivas o si eres inmortal tu mismo.

¿Cual es el valor espiritual de las indulgencias plenarias para todos los cristianos?

La indulgencia plenaria tiene un valor espiritual que no puede ser comprado con dinero. Es un don que Dios nos otorga, que tiene un valor intrínsecamente espiritual porque es el perdón ante Dios de la pena temporal que tenemos que sufrir en esta vida -un pecado cometido- y que posteriormente seremos purificados.

Consejos para conservar tus indulgencias plenarias en buena forma y utilizarlas cuando quieran sin perderlas

Para conservar indulgencias plenarias después de que estas hayan sido recibidas, debes cumplir los siguientes requisitos que son:

  • No tener que pagar pecados que afecten al tribunal de la pena plena, es decir que no hayan sido perdonados con otras indulgencias.
  • Acceder las indulgencia plenarias en un momento determinado para obtener su efectividad total y completa sin el riesgo de que se acumulen o pierdan debido a cambios repentinos del estado interior porque todavía no ha cumplido sus condiciones necesarias para recibirla. Nunca hay que exigir que Dios nos perdone los pecados que no hemos cometido o que estamos haciendo.
  • Sólo podrás recibir indulgencia plenaria si crees que la necesitas y lo deseas en el momento según las circunstancias, nunca debes pedirla para alguien más ni por anticipado como un favor a otros. Nunca hay que pensar que este es un premio que te coloca superior a los demás cristianos y que les robas su derecho de participar del gozo divino mediante tus santiguaciones pues todos que son de la familia del Señor tienen el mismo derecho que ti.
  • No hay que pedir indulgencia plenaria sin antes haber hecho penitencia o satisfecho las culpas concienzudamente, debiendo creer que Dios mediante este gesto aceptará concedernos su perdón completo por nuestros pecados y nos dará los dones necesarios para obtenerlos.
  • Nunca se puede recibir menos que una indulgencia plenaria por cada santiguamiento al pie de la cruz.

En este artículo explicamos qué es la indugencia plenaria y su importancia. Además de esta explicación, es igualmente importante entender como obtenerlas paso a paso. Para esto recomendemaos el siguiente artículo:

Guia de Como Obtener Indulgencias Plenarias (2021)