Categories
Oraciones Catolicas

Oración del Padre Nuestro

En el mundo católico hay muchas oraciones que se pueden utilizar para pedir diferentes cosas, pero el Padre Nuestro es una de las más populares. Esta oración también se conoce como el Padre Nuestro y es una oración que Jesús enseñó a sus discípulos.

En el mundo católico hay muchas oraciones que se pueden utilizar para pedir diferentes cosas, pero el Padre Nuestro es una de las más populares. Esta oración también se conoce como el Padre Nuestro y es una oración que Jesús enseñó a sus discípulos.

Te puede interesar

Esta oración es rezada por los católicos de todo el mundo y se considera muy importante. El Padre Nuestro se divide en siete peticiones que son:

La oracion del padre nuestro es la siguiente:

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre.

Venga a nosotros tu reino.

Danos hoy nuestro pan de cada día

y perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden

y no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

La primera petición del Padre Nuestro pide a Dios que santifique su nombre. Esta petición pide que el nombre de Dios sea respetado y honrado por todas las personas. La segunda petición pide que venga el reino de Dios.

Esta petición pide que Jesús vuelva y traiga la justicia y la paz al mundo. La tercera petición pide que se haga la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo. Esta petición pide que todos vivamos según las leyes de Dios.

La cuarta petición pide el pan de cada día. Esta petición pide que se nos dé lo que necesitamos cada día para sobrevivir física y espiritualmente. La quinta petición pide el perdón de nuestros pecados. Esta petición reconoce que todos somospecadores y pide que Dios nos perdone cuando pecamos

La sexta petición pide que no caigamos en la tentación. Esto significa que debemos rezar para evitar situaciones peligrosas y dañinas. La última petición es el Amén que significa “que así sea” Al final del Padrenuestro decimos “amén” para mostrar nuestra confianza en Dios y reconocer que hará realidad todo lo que hemos pedido.