Categories
Tradiciones

La Iglesia Católica Permite la Cremación

La Iglesia Católica permite la cremación, pero no fomenta ni desaconseja ninguna de las dos prácticas.

La iglesia católica tiene su historia que acepta la cremación. Esta práctica ha sido rechazada por algunas ramas del cristianismo que creen que el cuerpo debe conservarse hasta el regreso de Jesucristo.

Te puede interesarLa Religion mas Practicada en Mexico: El Catolicismo

El Papa Pío XII aprobó la cremación en febrero de 1963, diciendo que los restos incinerados deben ser tratados de la misma manera que un entierro.

El Vaticano dice que los cristianos son libres de elegir entre el entierro y la cremación siempre que eviten los funerales “extravagantes” o que muestren un apego excesivo a las cosas terrenales.

Hoy en día, es habitual que los católicos esparzan sus cenizas en jardines especiales en cementerios de Europa y América. Para muchos católicos de edad avanzada, estas prácticas modernas se consideran un paso natural tras la aceptación de la cremación por parte de la Iglesia, que comenzó en 1963.

La historia de la cremación se remota a los antiguos egipcios, pero el cristianismo rechazó esta práctica por considerarla pagana.

En el siglo XVI, algunos católicos abogaron por quemar a los herejes y otros propusieron que los muertos fueran enterrados bajo las iglesias para contrarrestar la atracción de Satanás sobre sus almas. La idea del “fuego purificador” se desarrolló durante la Revolución Francesa, cuando un grupo quemó a varios cientos de víctimas en 1795.

Bartolomeo Gamba patentó un horno crematorio en 1853, pero las autoridades eclesiásticas condenaron su invento. En 1963, el Papa Pablo VI aprobó la cremación siempre que no sugiriera una negación de la resurrección corporal ni desalentara el entierro tradicional. En la actualidad, cerca del 50% de los estadounidenses optan por la cremación en lugar del entierro para ellos o sus familiares.

Las cremaciones han aumentado en todo el mundo después delas nuevas opciones facilitan la conservación de los restos mortales.

La Iglesia Católica permite la cremación, pero no fomenta ni desaconseja ninguna de las dos prácticas.