Categories
Rosario y Misterios

Misterios del Rosario de la Rosa Mistica

El rosario de la rosa mistica es una oracion catolica que consta de treinta y tres cuentas. Esta oracion se usa para meditar sobre los misterios de la vida, muerte y resurreccion de Cristo. Hay cinco misterios en total: el Misterio gozoso, el Misterio luminoso, el Misterio dolorosos, el Misterio glorioso, y el Misterio pedagogico. Cada uno de estos misterios tiene seis cuentas, que se usan para representar los eventos o pasajes biblicos correspondientes.

Te puede interesarComo Rezar el Rosario Fácil y Rápido

Los misterios gozosos son los primeros cinco misterios, y se refieren a la vida de Cristo desde su nacimiento hasta su resurreccion. Los misterios dolorosos son los siguientes seis, y se refieren a la pasion y muerte de Cristo. Los misterios luminosos son los siguientes diez, y se refieren a la ascension de Cristo al cielo. Los misterios gloriosos son los siguientes siete, y se refieren a la coronacion de Cristo. Por ultimo, los misterios pedagogicos son un grupo de dos misterios, que se refieren a la vida de Cristo despues de su resurreccion.

¿Como rezar el rosario de la rosa mistica?

Para rezar el rosario de la rosa mistica, primero se necesita un rosario. Luego, se deben decir las oraciones correspondientes a cada misterio. Para los misterios gozosos, dolorosos, luminosos y gloriosos, se recitan dos oraciones: una oracion que se dice durante el dia, y otra oracion que se dice durante la noche. La oracion para el Misterio pedagogico se dice solo durante el dia.

Finalmente, para rezar el rosario de la rosa mistica, se deben seguir estos pasos:

  1. Se reza el credo.
  2. Se rezan las tres oraciones de la coronacion de Cristo.
  3. Se rezan las diez oraciones de los misterios luminosos.
  4. Se reza la oracion para el Misterio dolorosos.
  5. Se rezan las dos oraciones para el Misterio gozosos.
  6. Se reza la oracion para el Misterio gloriosos.
  7. Se reza la oracion para el Misterio pedagogico.
  8. Se vuelve a rezar el credo.
  9. Se rezan las 31 oraciones del rosario.
  10. Se reza la oracion final.

Con estos pasos, se habrá completado el rosario de la rosa mistica.

Novena de la rosa mística

La novena de la rosa mística es una oración católica que se reza para pedir favores a la Virgen María. La novena consta de nueve días, y se reza una oración diferente cada día.

Las oraciones de la novena de la rosa mística se refieren a los misterios de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Cada oración está inspirada en un pasaje bíblico correspondiente.

Para rezar la novena de la rosa mística, se necesita un rosario. Luego, se deben seguir estos pasos:

  1. Se reza el credo.
  2. Se rezan las tres oraciones de la coronación de Cristo.
  3. Se rezan las nueve oraciones de la novena.
  4. Se reza la oración final.

Con estos pasos, se habrá completado la novena de la rosa mística.

Categories
Rosario y Misterios

Peticiones Para el Santo Rosario Por los Enfermos

El santo rosario es una oración del cristianismo que se reza en grupo o individualmente, meditando sobre las aventuras de Jesucristo y María. Tiene una longitud aproximada de 150 párrafos y se reza durante media hora. La oración se compone de diez misterios, cada uno de ellos con su propia antífona, versículo, salmo, himno y Gloria Patri.

Te puede interesarComo Rezar el Rosario Paso a Paso

Los enfermos piden fervientemente a Dios que les conceda la gracia de recuperarse cuanto antes, para poder volver a rezar el santo rosario junto a sus seres queridos y con la comunidad de fieles. Al rezar esta oración, los cristianos le piden a Jesús y a María que intercedan por ellos ante Dios, para que les conceda la salud.

Letanías y rosario para un enfermo en agonía

Padre Nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
y perdónanos nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Ave María, gracia plena,
el Señor es contigo;
bendita eres tú entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, cuyo amor infinito
se derrama sobre nosotros en nuestra necesidad,
ven a socorrernos, te imploramos;
oh Padre de misericordia,
que nunca abandonas a los que te buscan,
escucha nuestras súplicas y ten piedad de nosotros;
haz que tu gracia nos alcance en plenitud,
y concedenos la salud corporal y espiritual;
por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, abogada de los pecadores, intercede ante tu Hijo Jesús para que perdone nuestros pecados y nos conceda la gracia de recuperarnos cuanto antes de nuestra enfermedad. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. Amén.

Oh Cristo Jesús, Hijo del Vivo Dios, que por amor a nosotros te hiciste hombre y sufriste una muerte ignominiosa en la Cruz; ten piedad de nosotros. Oh Cristoús, que estás sentado a la derecha del Padre, intercede por nosotros. Oh Espíritu Santo, que moras en el corazón de los fieles, infúndenos tu gracia y consuelo. Amén.

Encomendemos nuestra petición a la intercesión de María, nuestra Madre y Abogada. Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros. Amén.

Comparte esta oración para el santo rosario en favor de los enfermos con tus seres queridos, para que rezando juntos pidamos a Jesús y a María que intercedan por ellos ante Dios.

Que la Santísima Virgen María nos conceda su gracia y nos proteja de todo mal. Amén.

Categories
Rosario y Misterios

Como Rezar el Rosario Fácil y Rápido

El rosario es una tradición dentro de la religión católica para ayudar a rezar y meditar sobre acontecimientos e historias clave de la vida de Jesucristo, y a menudo se reza como una forma de pedir indulgencias. Esta tradición existe desde hace siglos, pero puede ser difícil saber por dónde empezar o cómo rezar el rosario si nunca lo has hecho.

Te puede interesarExplicación: ¿Por Qué la Iglesia Católica es Apostólica?

El rezo del rosario, en pocas palabras, es un proceso simple de diez pasos que tiene cinco conjuntos de diez cuentas o meditaciones, y cada conjunto suele seguir un tema específico. El “Padre Nuestro”, también conocido como la Oración del Señor, suele comenzar cada meditación con una cuenta dedicada a esta oración entre cada cuenta individual que suele estar formada por tres oraciones del “Ave María”. Además de estas oraciones clave, hay un conjunto adicional dedicado a la meditación sobre la vida de Jesucristo desde su nacimiento hasta su resurrección, llamado “Los Misterios Gloriosos”.

Paso 1

Comience sosteniendo las dos cruces en el centro del rosario. Hay dos pequeños círculos/anillos a cada lado, justo debajo de donde lo sostiene, que se ajustan a su dedo. Puede utilizar cualquier mano que prefiera para ello, pero ayuda a tener un dedo en cada lado si es posible. Las cuentas del rosario son pequeñas y normalmente están hechas de piedra o cristal, aunque algunas también son de metal o plástico.

Paso 2

Empiece pasando el pulgar por debajo de la cuenta del “Padre Nuestro” (la segunda), luego por encima de la cuenta del “Ave María” (la tercera) y de nuevo por debajo de la cuenta del “Padre Nuestro”. Este patrón continuará hasta que llegue al final, donde hará otro bucle al final a través de ambos círculos/anillos para marcar el punto de partida. Si esto es confuso, recuerde que sólo es necesario hacer un bucle a través de ambos anillos cuando se pasa de un conjunto a otro.

Paso 3

Las cuentas del rosario se dividen en cinco grupos de diez, llamados “décadas”, y entre cada década hay una cuenta más grande con una cruz. Para este paso tendrá que mover el dedo desde el segundo agujero de cada fila hasta el tercero, de modo que tenga espacio entre cada grupo. Usa tu dedo para empujar una cuenta hacia arriba por el centro para que todas caigan una a una. Oirás cómo traquetean al tocarse. Una vez que estén todas asentadas en el anillo/ciclo inferior, vuelve a empezar desde el paso 2 hasta que alcances el grupo de meditaciones que desees.

Paso 4

Una vez que pase el quinto grupo de cuentas/meditaciones (que cuentan con la cuenta del “Padre Nuestro”), continuarás con el sexto grupo. En lugar de invertir el orden, pasarás por encima de cada cuenta/meditación sin mover el dedo hacia arriba para dejar espacio a cada grupo. De este modo, estas cuentas/meditaciones se diferencian del resto del rosario.

Paso 5

Si el tiempo lo permite, puede elegir si rezar o no una oración entre cada meditación del “Ave María”. Algunas personas prefieren este paso, mientras que otras lo consideran redundante y lo omiten por completo.

Los siguientes pasos son opcionales:

Paso 6

Para algunas personas, decir otra oración al final se considera redundante porque terminaron su primera oración meditando sobre la resurrección de Cristo en el paso 10.

Paso 7

Hay personas que prefieren tener el Padre Nuestro al final de cada meditación, en lugar de al frente de cada conjunto.

Paso 8

Algunas personas optan por no rezar las oraciones del “Ave María” que corresponden a cada cuenta/meditación. Simplemente continúan con sus pensamientos de una meditación a otra sin interrupción entre ellas. También puede optar por meditar en los cinco conjuntos simultáneamente de esta manera, si así lo desea.

Paso 9

Algunas personas prefieren utilizar un crucifijo en lugar de las cuentas al rezar el rosario porque es considerado más tradicional por algunos católicos. Otros utilizan tanto el crucifijo como las cuentas mientras rezan en voz alta o en silencio, como prefieran.

Si utiliza el crucifijo, sosténgalo en el mismo lugar donde sostiene las cuentas. La Virgen de Fátima se le apareció a Lucía Santos con un rosario que se perdió, pero ella le dijo a su hermana que lo estaba rezando en ese momento. Sin embargo, otros sostienen que esto no es necesario y que es más tradicional utilizar el cristograma en su lugar.

Paso 10

Algunas personas prefieren meditar en cada conjunto durante varios minutos o dividir su meditación en tres partes: una parte antes del “Padre Nuestro”, una parte durante después de la cuenta/meditación del “Padre Nuestro” y una parte después mientras continúan sin repetir los pasos 2-4.

Otros optan por contemplar tres conjuntos simultáneamente en lugar de dividir su tiempo por igual entre todos ellos.

Paso 11

Algunas personas prefieren utilizar una sarta de cuentas del rosario con cincuenta o más cuentas y contar cinco décadas a la vez en lugar de diez, por lo que sólo dicen la primera oración una vez. Esto es considerado más tradicional por algunos católicos. Otros prefieren seguir como siempre, rezando el mismo número de series que siempre y meditando el mismo tiempo que antes.

Mientras que otros optan por rezar hasta llegar al grupo de meditaciones deseado, y luego se detienen durante varios minutos para contemplarlas detenidamente antes de seguir adelante. Todo depende de las preferencias y de cómo te sientas rezando durante ese periodo/sesión en particular. No hay reglas fijas sobre estas cosas y cada uno reza de forma diferente.

Rezar el rosario es una oración muy poderosa y una de las más populares. Se dice que es una forma eficaz de que los católicos se acerquen a Dios y también ofrece muchos beneficios para la salud, como el alivio del estrés, la mejora del estado de ánimo y la disminución de la presión arterial.

El rosario es considerado sagrado desde hace mucho tiempo por los cristianos, que creen que fue un regalo de la propia María en el año 590 d.C., cuando se apareció a Santo Domingo de Guzmán (el fundador de lo que hoy conocemos como la Orden de los Dominicos) mientras rezaba en su santuario de la montaña de Montserrat, cerca de Barcelona (España).

Categories
Rosario y Misterios

Como se Hace el Rosario de la Misericordia

El rosario de la misericordia es un rosario especial que se reza para pedir la misericordia de Dios. Este rosario se reza especialmente en momentos de necesidad, como cuando alguien sufre o cuando hay una crisis.

Te puede interesarComo Rezar el Rosario Paso a Paso

El Rosario de la Misericordia fue introducido por Santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia. Santa Faustina tuvo una visión en la que Jesús le pidió que rezara el Rosario de la Misericordia. En esta visión, Jesús prometió que cualquiera que rece este rosario recibirá su misericordia.

El Rosario de la Misericordia se compone de cinco decenas de la oración del Ave María, seguidas de la oración del Gloria. Al final de cada decena, se reza una oración especial llamada Padre Nuestro de los Desamparados. Estela oración especial es una oración de petición de la misericordia de Dios para los miembros de la Iglesia que han partido de esta vida en estado de pecado.

Los diferentes misterios indican acontecimientos o aspectos que reflejan el tema de la Divina Misericordia. Por ejemplo, un misterio refleja a Jesús dando a Santa Faustina una imagen de su corazón misericordioso, otro refleja a Jesús apareciendo como jardinero a Santa María Magdalena y restaurando su fe, y otra reflexión señala la humildad de Jesús al permitirse nacer en un pesebre y criarse en la pobreza.

El Rosario de la Misericordia se reza con estas oraciones realizadas

  • Un juego de cuentas de rosario grandes (normalmente 31) con una cruz adicional para contar (opcional). Además, una cadenao cordón es útil para mantener las cuentas juntas mientras se reza.
  • El rosario se inicia con la Cruz, seguida del Credo de los Apóstoles.
  • Para cada una de las cinco decenas del Ave María, se cuentan diez cuentas y se reza la siguiente oración en cada una de ellas: “Ave María, llena de gracia. El Señor está contigo. Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.”
  • Después de rezar el Gloria, se pasa a la siguiente decena y se repite desde el principio hasta completar las cinco decenas.
  • Al final, durante o después de concluir este rosario especial, se puede concluir con una oración por la misericordia, como la Coronilla de la Divina.

Cadena o cordón del Rosario de la Misericordia

La Cadena o Cordón de Oración del Rosario de la Misericordia está hecha con 33 cuentas de metal de 1 pulgada en un cordón, más una cuenta de madera para llevar la cuenta, más un crucifijo. El rezo comienza con la primera cuenta negra junto al crucifijo, contando las 33 cuentas en orden hasta llegar a las últimas cinco décadas en las que se vuelve al principio de nuevo.

En cada decena, antes de llegar a las últimas cinco cuentas, se reza el Padrenuestro seguido de la oración del Ave María diez veces en lugar de diez Avemarías, siempre que no se recen misterios. Enen las últimas cinco cuentas, se reza 3 veces el Gloria. Al final de la oración, se reza el Padre Nuestro de los Desamparados en la cuenta de madera.

El Crucifijo

Este crucifijo muestra una gran imagen de Jesús en la cruz con los brazos extendidos. El cuerpo de Jesús parece ser transparente y detrás de él hay una luz brillante que ilumina su corazón. Alrededor de la imagen están las palabras “Jesús confío en ti” Este hermoso crucifijo es una excelente manera de meditar sobre la pasión y la muerte de Jesús. También nos recuerda que, por su misericordia, nos salvamos.

La cúpula de cristal

Esta elegante cúpula de cristal contiene una imagen de María sosteniendo al niño Jesús. Los exquisitos detalles de esta imagen hacen quees un bello complemento para cualquier hogar. Las palabras “Inmaculada Concepción” están inscritas en la base de la cúpula. Esta oración honra el papel de María como Corredentora y medita sobre su papel en nuestra salvación.

Para aprender a rezar el rosario, te recomendamos los siguientes articulos: 

Categories
Rosario y Misterios

Todo Sobre la Coronilla de la Divina Misericordia

La coronilla de la divina misericordia es una devoción católica romana, basada en las visiones de Santa María Faustina Kowalska (1905-1938), conocida como “la Apóstol de la Misericordia.”

Te puede interesar¿Quien es la Virgen Maria Auxiliadora?

La coronilla se reza a menudo como una oración basada en el rosario con el mismo juego de cuentas del rosario que se utiliza para rezar el Santo Rosario o la Coronilla de las Santas Llagas. Algunos miembros de la Sociedad de San Pío X también la utilizan.

Las coronillas se asocian a muchas promesas de Jesús que ayudan a obtener la misericordia de Dios para uno mismo, para los que están en el purgatorio y para los que están pasando por diversas pruebas. No es una oración oficial de la Iglesia, pero fue aprobada por el Papa Juan Pablo II en dos ocasiones: una el 30 de abril de 2000, la otra el 15 de abril de 2002. El texto de la coronilla se utiliza también en el Oficio Divino y en las Laudes del Viernes Santo.

Los católicos utilizar la oración de la coronilla como manera de arrepentirse y mostrar dolor por el pecado. Cuando rezamos la coronilla pedimos misericordia a Jesús y nos unimos espiritualmente a todos nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo que rezan la coronilla. Al hacerlo, nos convertimos en una oración unida con ellos.

La oración es una forma poderosa de calmarse de cualquier sentimiento de ansiedad o estrés que resulte del miedo a un futuro incierto. La Coronilla de la Divina Misericordia ayuda a muchas personas a encontrar la paz interior mediante la recitación regular de esta forma de oración.

Como se reza la coronilla de la divina misericordia?

La Coronilla de la Divina Misericordia se reza con un rosario con las oraciones en las cuentas pequeñas.

En la cuenta grande, comience con un Padre Nuestro, tres Avemarías y el Credo de los Apóstoles

La coronilla se compone de cuatro conjuntos de estos elementos:

3 de la oración “Padre Eterno” + 1 de las oraciones “Por la Misericordia” + 3 más “Padre Eterno” + 1 más “Por la Misericordia”

Esto hace un total de 27 oraciones al final de las cuales se reza un Gloria antes de comenzar de nuevo (“Jesús confío en ti”). A esto le sigue una oración de cierre que lleva a rezar un Padre Nuestro.

Después de rezar cinco decenios (una serie) de coronillas como se ha indicado anteriormente, concluya rezando una oración individual por sus intenciones.

Para aprender como rezar la coronilla de la divina misericordia paso a paso le recomendamos el siguiente artículo:

Rosario de la Misericordia: Explicación Completa

Categories
Rosario y Misterios

Rosario de la Misericordia: Explicación Completa

El rosario de la misericordia es un una serie de oraciones que se le presentaron a Santa Faustina Kowalska en 1931 por Jesús como una forma efectiva de infundir nuestras almas con misericordia y obtener la salvación.

Te puede interesarComo Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia

Rosario de la Misericordia

Este rosario es conocido como rosario de la misericordia ya que nos ayuda a meditar los misterios de la vida de Cristo, su pasión y muerte en la cruz, así como su gloriosa resurrección.

También se le llama el rosario del Día de la Fiesta porque fue presentado por Nuestro Señor a la amada apóstol de la Divina Misericordia, Santa Faustina Kowalska, el Viernes Santo, 22 de abril de 1931 – la Fiesta del Segundo Domingo Después de Pascua – y se le concedió una indulgencia especial en ese día.

En su diario [una carta de Jesús], Santa Faustina dijo que este rosario sería “uno de los medios más poderosos” para obtener misericordia en nuestro tiempo. Esta promesa ha sido confirmada innumerables veces por muchas personas que han experimentado milagros a través del rezo de esta oración del rosario.

La Iglesia ha designado una fiesta especial que se celebra cada año el 28 de abril, y este rosario es una de las mejores maneras de honrar ese día. Así podemos recordar lo importante que es para nosotros dejar que la misericordia fluya por nuestras vidas como el agua en el desierto (Is. 35:6).

Las peticiones de Jesús fueron publicadas inicialmente por los superiores de Santa Faustina en un libro llamado “La Divina Misericordia en mi alma” (Entrada del diario el 27 de junio de 1937) Debido a que no formaban parte de la revelación pública , no fueron declaradas oficialmente “dignas de creer” por las autoridades de la Iglesia hasta después de que Santa Faustina fuera canonizada como Santa en el año 2000.

Significado del Rosario de la Misericordia

A lo largo de varios meses, Jesús le reveló a Santa Faustina 15 misterios (o conjuntos de 5 décadas) que quería que se incluyeran en el rezo del rosario… por eso también se le llama a veces “Rosario de los Misterios” o “Misterios de la Luz.”

El Rosario puede rezarse solo, pero es especialmente útil si lo rezas junto a otras personas: de este modo, no sólo experimentarás una mayor paz y consuelo, sino que también te unirás más estrechamente a Dios y a tus hermanos y hermanas en Cristo; ¡necesitamos toda la ayuda posible!

Las 25 oraciones que se asocian a cada conjunto de misterios se enumeran a continuación, junto con la fecha en que Jesús pidió que se rezara el misterio.

Si incluyes estas oraciones en tus devociones diarias, estarás rezando por cada una de las intenciones mencionadas por Santa Faustina, lo cual es una excelente oportunidad para compartir la misericordia y el amor de Cristo con los demás.

Las oraciones del primer conjunto de misterios, para el tiempo ordinario

  • Dios misericordioso, Tú cumples fielmente tus promesas hechas a la humanidad – libérame de todo lo que se opone a tu voluntad – que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo – Amén
  • Jesús, confío en ti – Amén
  • Padre misericordioso, dirige tu mirada misericordiosa a toda la humanidad y especialmente a los pobres pecadores, todos ellos envueltos en el tiernísimo Corazón de Jesús. Amén.
  • Te ruego, Señor, que bendigas a nuestras familias, a nuestros sacerdotes, a las comunidades religiosas, a nuestros niños y a nuestros jóvenes, que protejas a nuestros soldados y que bendigas a los que trabajanen casa, y bendice a los moribundos y a todos los que sufren. Amén.

Jesús pidió que se rezara este misterio en preparación de cada una de las 5 décadas: la primera década el lunes, martes y jueves; la segunda el miércoles y el viernes; y la tercera el sábado; el domingo es día de descanso (excepto durante el Tiempo Ordinario).

Te recomendamos los siguientes artículos: 

Categories
Rosario y Misterios

10 Ejemplos de Salves del Rosario Completo

El rosario es una pieza intemporal de la historia católica. Tiene un gran significado para los católicos, y con razón. El rosario es esencialmente una oración que fue creada por la propia Madre de Dios para mostrar el amor eterno de su hijo por la humanidad. Por esta razón, es muy importante que todos los católicos aprendan a rezar el rosario; mejor aún, que utilicen su poder en su vida espiritual a diario.

Te puede interesarOracion de la Noche: 9 Ejemplos Excelentes!

Hay muchas formas diferentes de rezar el rosario. Sin embargo, hay una cosa que sigue siendo cierta en todas las formas: si uno desea recibir el máximo beneficio de esta poderosa oración, debe estar concentrado al cien por cien en ella cuando la reza.

El rosario se puede rezar en situaciones de peligro o tentación grave, por supuesto. Sin embargo, si uno desea recibir todos los beneficios de esta forma de oración a diario, se recomienda que la rece antes de sus oraciones diarias habituales. Además, es posible rezar las quince decenas sin detenerse, por lo que la concentración y el enfoque total son fundamentales.

Para aquellos que simplemente no pueden concentrarse en el rosario por cualquier razón (por ejemplo, distracciones severas), es mejor dividir la oración en trozos de varios misterios a la vez, sólo rezando cada conjunto hasta que uno pueda volver a rezar las quince décadas en sucesión.

Lo salves del rosario completo son oraciones que se rezan después de cada sección para protegerse de los demonios, las tentaciones, el mal de ojo, etc. A continuación, le ofrecemos una lista de diez ejemplos de salves de rosario completas que puede rezar para obtener protección y bienestar espiritual.

  1. “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”
  2. “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo”
  3. “Ave María, llena de gracia. El Señor está contigo. Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.”
  4. “Padre nuestro que estás en el cielo…”
  5. “¡Virgen poderosísima, ruega por nosotros!”
  6. “Ave María, llena de gracia…”
  7. “¡Oh Dios, ven en mi ayuda!”
  8. “¡Señora ayúdame!”
  9. “¡Señora!, ¡Madre mía!, ¡Dulce Madre!”

Aunque estos son ejemplos que se pueden utilizar durante el rezo del rosario, los salves son oraciones que se pueden decir en cualquier momento para la defensa espiritual, no solamente durante el rosario.

Aqui le dejamos otros ejemplos de salves que puede utilizar durante sus oraciones diarias:

  • “Salve, Santa Reina…”
  • “¡Reina de los ángeles, Reina de los patriarcas!”
  • “¡Madre purísima!”
  • “¡Mujer eterna, ruega por nosotros!”
  • “Hermosa Señora…”
  • “¡Reina de las vírgenes!”
  • “¡Reina de todos los santos! Ruega por nosotros”
  • “Señor, apresúrate a ayudarme” Salmo 70:1
  • “En el nombre del Padre” – Mateo 28:19-20
  • “Gloria al Padre” – Juan 11:41-42
  • “¡Ave María llena de gracia! El Señor está contigo” Lucas 1:28
  • “Padre nuestro que estás en el cielo…” Mateo 6:9-13
  • ¡Virgen poderosa ruega por nosotros!” Lucas

Como hay muchos ejemplos fr salves del rosario completo, hay infinidad de salves para rezar al diario. También puedes personalizar o crear los tuyos propios Sólo recuerda que, independientemente del número de misterios que estés rezando en ese momento, cada sección debe terminar con una de estas salves.

Esto es vital para asegurar el éxito espiritual al rezar el rosario. Con la fe en Dios y la perseverancia a través de la oración, ¡seguro que te llegarán cosas buenas.

Categories
Rosario y Misterios

Como Rezar el Rosario en Ingles

El propósito del Rosario es ayudar a recordar ciertos hechos principales de la historia de nuestra salvación. Hay veinte misterios reflejados en el Rosario, y estos se dividen en los cinco Misterios Gozosos (dichos el lunes y sábado), los cinco Misterios Luminosos (dichos el jueves), los cinco Misterios Dolorosos (dichos los martes y viernes), y los cinco misterios gloriosos (dichos el miércoles y el domingo). Como excepción, los Misterios Gozosos pueden decirse los domingos durante el Adviento y Navidad, mientras que los Misterios Dolorosos pueden decirse los domingos de Cuaresma.

A veces se pregunta por qué, de todos los incidentes en la vida de nuestro Señor, el Rosario solo considera estos veinte en particular. Los misterios del Rosario se basan en los incidentes de la vida de Nuestro Señor y Su Madre que se celebran en la Liturgia. Existe un paralelo entre las principales fiestas en honor a nuestro Señor y su Madre en el año litúrgico y los veinte misterios del Rosario. En consecuencia, quien reza los veinte misterios del Rosario en un día reflexiona sobre todo el ciclo litúrgico que la Iglesia conmemora durante el transcurso de cada año. Por eso algunos Papas se han referido al Rosario como un compendio del Evangelio. No se pueden cambiar los misterios del Rosario sin perder las indulgencias que la Iglesia concede para el rezo del Rosario.

En este artículo te enseñamos como rezar el rosario en ingles. 

Para aprender como rezar el rosario en español de paso a paso, haz click aquí

Table of Contents

Step 1: The Sign of the Cross

Holding the rosary in your hands, make the sign of the cross (presign yourself) on your forehead, then on your mouth, and finally on your chest by repeating the following prayer:

In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit.

Amen.”

Step 2: Apostles Creed

Once you have made the sign of the cross, you will read the apostles creed while taking the cross in your hands. Aside from reading the Apostles Creed, it is optional that you read an act of contrition.

  • Apostles Creed
    I believe in God, the Father Almighty, Creator of Heaven and earth; and in Jesus Christ, His only Son Our Lord, Who was conceived by the Holy Spirit, born of the Virgin Mary, suffered under Pontius Pilate, was crucified, died, and was buried. He descended into Hell; the third day He rose again from the dead; He ascended into Heaven, and sitteth at the right hand of God, the Father almighty; from thence He shall come to judge the living and the dead. I believe in the Holy Spirit, the holy Catholic Church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body and life everlasting.”
  • Act of Contrition
    My Lord Jesus Christ, God and true Man, my Creator, Father and Redeemer; because you are who you are, infinite goodness, and because I love you above all things, I regret with all my heart that I have offended you; It also weighs on me because you can punish me with the penalties of hell. Helped by your divine grace, I firmly propose never to sin again, confess and fulfill the penance that will be imposed on me. Amen

Step 3: Holy Father, Hail Mary, and Glory Be

With the rosary in your hands, you will continue with the first bead, which is read using the first five points of the rosary. The Hail Mary tradition stems from a way in which believers increase their faith, their hope, and also their charity.

  • First point: Our Father
  • Second point: A Hail Mary
  • Third point: A Hail Mary
  • Fourth point: A Hail Mary
  • Fifth point: Glory Be

Our Father
Our Father, Who art in heaven, Hallowed be Thy Name. Thy Kingdom come. Thy Will be done, on earth as it is in Heaven. Give us this day our daily bread. And forgive us our trespasses, as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from evil. Amen.”

Hail Mary
Hail Mary, Full of Grace, The Lord is with thee. Blessed art  thou among women, and blessed is the fruit of thy womb, Jesus. Holy Mary,
Mother of God, pray for us sinners now, and at the hour of death. Amen

Glory Be
Glory be to the Father and to the Son, and to the Holy Spirit. As it was in the beginning, is now, and ever shall be, world without end. Amen.”

Step 4: First Mistery

After the Glory Be, the first mystery is read followed by our Father. In total, five mysteries will be read. The mysteries, which are a total of twenty, symbolize the life of Jesus and Mary and five of them are read depending on the day of the week. Following is the guide to which mysteries are read every day:

Joyful Mysteries (Mondays and Saturdays)

First Joyful Mystery: The Annunciation 

The time for the Incarnation is at hand.
Of all women God prepared Mary from her conception to be the Mother of the Incarnate Word.
The Angel Gabriel announces: “Hail, full of grace! The Lord is with thee.”
Mary wonders at this salutation.
The Angel assures her: “Fear not . . . you shall conceive in your womb, and give birth to a Son.”
Mary is troubled for she has made a vow of virginity.
The Angel answers that she will conceive by the power of the Holy Spirit, and her Son will be called the Son of God.
The Incarnation awaits Mary’s consent.
Mary answers: “Behold the handmaid of the Lord. Be it done unto me according to your word.”
The Word was made flesh and dwelt among us.

Second Joyful Mystery: The Visitation

Elizabeth was filled with the Holy Spirit and cried out in a loud voice: ‘Blest are you among women and blest is the fruit of your womb.’” – Luke 1:41-42.

Third Joyful Mystery: The Nativity of Our Lord

“Joseph and Mary go to Bethlehem to comply with the decree of Caesar Augustus.
The hour for Mary to give birth is near, but there is no room in the inn.
In the stillness of the night, the Savior is born in a cave, Mary remaining a Virgin.
She wraps Him in swaddling clothes and lays Him in a manger.
In unspeakable joy Mary gathers to her bosom the Flower of her virginity.
Jesus enters the world in poverty to teach the lesson of detachment from earthly things.
The angel announces to the shepherds: “Today there is born to you in the town of David a Savior, Who is Christ the Lord.”
The angelic chorus sing: “Glory to God in the highest, and peace to His people on earth.”

Fourth Joyful Mystery: The Presentation

“When the day came to purify them according to the law of Moses, the couple brought Him up to Jerusalem so that He could be presented to the Lord, for it is written in the law of the Lord, ‘Every first-born male shall be consecrated to the Lord.‘” – Luke 2: 22-23.

Fifth Joyful Mystery: Finding Jesus in the Temple

When Jesus is twelve years old, He goes with His parents to Jerusalem for the feast of the Passover.
After the feast of the Passover, Joseph and Mary unknowingly set out for Nazareth without Jesus.
At the end of the first day’s journey they discover Jesus is missing.
His parents return immediately looking for Him.
This loss causes grief and anxiety beyond our understanding to the hearts of Mary and Joseph.
On the third day, they find Jesus in the Temple among the Doctors who were astonished at His wisdom.
Mary: “Son, why have you done this to us? Your father and I have been searching for You in sorrow.”
Jesus: “Why did you search for Me? Did you not know that I must be about My Father’s business?”
Jesus goes down with them to Nazareth, and is subject to them.
Mary keeps all these things in her heart.

Sorrowful Mysteries (Tuesdays and Fridays)

First Sorrowful Mystery: Agony in the Garden 

Jesus comes with his disciples to Gethsemani: “Stay here, while I go yonder and pray.”
Entering the garden with Peter, James, and John, Jesus prays, “My soul is sorrowful unto death.”
Jesus sees the sins of all mankind, whose guilt He has taken upon Himself.
He sees the wrath of the Father which His sufferings must appease.
So great is his anguish that His sweat becomes as drops of blood falling to the ground.
An angel appears to Him from heaven to strengthen Him.
“Father, if it be possible, let this cup pass from Me; yet, not My will but Yours be done.”
Finding the disciples asleep: “Could you not watch one hour with me?”
Jesus is betrayed by Judas, cruelly bound and led away.
Father, by the merits of the agony of Jesus in the Garden, have mercy on us and on the whole world.

Second Sorrowful Mystery: The Scourging at the Pillar 

Then Pilate took Jesus and had him flogged.
The soldiers twisted together a crown of thorns and put it on his head. They clothed him in a purple robe and went up to him again and again, saying, “Hail, king of the Jews!” And they struck him in the face.
Once more Pilate came out and said to the Jews, “Look, I am bringing him out to you to let you know that I find no basis for a charge against him.”
When Jesus came out wearing the crown of thorns and the purple robe, Pilate said to them, “Here is the man!”
As soon as the chief priests and their officials saw him, they shouted, “Crucify! Crucify!” But Pilate answered, “You take him and crucify him. As for me, I find no basis for a charge against him.”
The Jews insisted, “We have a law, and according to that law he must die, because he claimed to be the Son of God.” When Pilate heard this, he was even more afraid, and he went back inside the palace. “Where do you come from?” he asked Jesus, but Jesus gave him no answer.
“Do you refuse to speak to me?” Pilate said. “Don’t you realize I have power either to free you or to crucify you?”
Jesus answered, “You would have no power over me if it were not given to you from above. Therefore the one who handed me over to you is guilty of a greater sin.”
From then on, Pilate tried to set Jesus free, but the Jews kept shouting, “If you let this man go, you are no friend of Caesar. Anyone who claims to be a king opposes Caesar.” (John:19)

Third Sorrowful Mystery: Crowning with Thorns.

They stripped off His clothes and wrapped Him in a scarlet military cloak. Weaving a crown out of thorns they fixed it on His head, and stuck a reed in His right hand….” – Matthew 27:28-29. 

The Fourth Sorrowful Mystery – Carrying of the Cross

One condemned to death by crucifixion is forced to carry the cross to the place of execution.
The suffering of Jesus is intense as the cross is laid on His bruised and wounded back and shoulders.
Weak and exhausted from loss of blood, lack of food and rest, Jesus falls three times under the cross.
Jesus meets His afflicted Mother causing untold anguish in the Hearts of Son and Mother.
The countenance of Jesus is disfigured with blood and sweat, with dust and spittle.
Veronica wipes His face, leaving on her towel the image of His countenance.
Fearing that Jesus might die on the way, the soldiers force Simon of Cyrene to carry the cross behind Jesus.
Jesus speaks to weeping women: “Weep not for Me, but for yourselves and your children.”
“If anyone is to be My disciple, let him take up his cross and follow Me.”
Father, by the merits of this painful journey to Calvary, have mercy on us and on the whole world.

Fifth Sorrowful Mystery: The Cruxification 

As the soldiers led him away, they seized Simon from Cyrene, who was on his way in from the country, and put the cross on him and made him carry it behind Jesus. A large number of people followed him, including women who mourned and wailed for him.Jesus turned and said to them, “Daughters of Jerusalem, do not weep for me; weep for yourselves and for your children. For the time will come when you will say, ‘Blessed are the childless women, the wombs that never bore and the breasts that never nursed!’” Then

“‘they will say to the mountains, “Fall on us!”
and to the hills, “Cover us!”’

For if people do these things when the tree is green, what will happen when it is dry?”

Two other men, both criminals, were also led out with him to be executed. When they came to the place called the Skull, they crucified him there, along with the criminals—one on his right, the other on his left. Jesus said, “Father, forgive them, for they do not know what they are doing.” And they divided up his clothes by casting lots.

The people stood watching, and the rulers even sneered at him. They said, “He saved others; let him save himself if he is God’s Messiah, the Chosen One.”

The soldiers also came up and mocked him. They offered him wine vinegar and said, “If you are the king of the Jews, save yourself.”

There was a written notice above him, which read: this is the king of the Jews.

One of the criminals who hung there hurled insults at him: “Aren’t you the Messiah? Save yourself and us!”

But the other criminal rebuked him. “Don’t you fear God,” he said, “since you are under the same sentence? We are punished justly, for we are getting what our deeds deserve. But this man has done nothing wrong.”

Then he said, “Jesus, remember me when you come into your kingdom”

Jesus answered him, “Truly I tell you, today you will be with me in paradise.

Glorious Mysteries (Wednesdays and Sundays)

First Glorious Mystery: The Resurrection of Jesus 

The body of Jesus is placed in the tomb on the evening of Good Friday.
His soul descends into the realm of the dead to announce to the Just the tidings of their redemption.
Fearing the body of Jesus will be taken, the chief priests place guards at the tomb.
On the third day Jesus rises from the dead, glorious and immortal.
The earth quakes as the angel rolls back the stone, the guards flee in terror.
The holy women coming to anoint the body of Jesus are amazed and frightened to find the tomb open.
An angel calms their fears: “He is not here. He has risen as He said.”
Jesus appears to Mary Magdalen and Peter and two disciples on the way to Emmaus.
That evening He appears to the apostles behind locked doors: “Peace be unto you… do not be afraid.”
Jesus breathes on them and gives them the power to forgive sin.

Second Glorious Mystery: The Ascension 

Then, after speaking to them, the Lord Jesus was taken up into Heaven and took His seat at God’s right hand.” – Mark 16:19.

Third Glorious Mystery: Holy Spirit Comes to Mary and the Apostles 

The apostles are gathered in the upper room where Jesus had held the Last Supper.
They are persevering in prayer with Mary the Mother of Jesus.
A sound comes from heaven like the rush of a mighty wind, and it fills the whole house.
The Holy Spirit descends on each of them in the form of tongues of fire.
Filled with the Gifts of the Holy Spirit, they are enlightened and strengthened to spread the Gospel.
Having lost all fear of the Jewish leaders, the apostles boldly preach Christ crucified.
The multitudes are confounded because every man hears them speak in his own tongue.
The Holy Spirit comes upon the Infant Church never to leave it.
That first day Peter goes forth to preach and baptizes three thousand.
The feast of Pentecost is the birthday of the Church, for on that day it begins to grow.

Fourth Glorious Mystery: The Assumption

You are the glory of Jerusalem!
You are the great pride of Israel!
You are the great boast of our nation!
By your own hand you have done all this.
You have done good things for Israel,
and God is pleased with them.
May the Almighty Lord bless you forever!

Fifth Glorious Mystery: The Coronation as Mary Queen of Heaven and Earth

As Mary enters heaven, the entire court of heaven greets with joy this masterpiece of God’s creation.
Mary is crowned by her divine Son as Queen of heaven and earth.
More than we can ever know the Hearts of Jesus and Mary overflow with joy at this reunion.
Only in heaven will we know the great majesty of that coronation, and the joy it gave to the angels and saints.
Even the angels, who by nature are greater than humans, hail Mary as their Queen.
Mary shares so fully in the glory of Christ because she shared so fully in His suffering.
Only in heaven will we see how central is the role of Mary in the divine plan of redemption.
The angels and saints longed for the coming of her whose heel crushes the head of the serpent.
Mary pleads our cause as a most powerful Queen and a most merciful and loving Mother.
A great sign appeared in heaven; a woman clothed with the sun, the moon under her feet, and on her head a crown of twelve stars.

Luminous Mysteries (Thursdays)

First Luminous Mystery: The Baptism of Jesus

As soon as Jesus was baptized, he went up out of the water. At that moment heaven was opened, and he saw the Spirit of God descending like a dove and alighting on him. And a voice from heaven said, “This is my Son, whom I love; with him I am well pleased.” ( Matthew 3:16-17)

Second Luminous Mystery: The Wedding in Cana

Jesus, His Mother and disciples were invited to a wedding in Cana.
During the wedding feast the wine ran short.
Mary turned to Jesus: “They have no wine.”
Jesus replied: “What would you have Me do? My hour has not yet come.”
Mary said to the waiters: “Do whatever He tells you.”
There were six stone water jars, each holding fifteen to twenty gallons.
Jesus bids the waiters to fill the jars with water, and then draw some out and take it to the chief steward.
The chief steward said to the groom: “Every man serves the good wine first… but you have saved the good wine until now.”
At Mary’s request, Jesus worked His first miracle.
By His presence, Christian marriage was raised to the dignity of a Sacrament.

Third Luminous Mystery: Proclaiming the Kingdom

As you go, proclaim this message: ‘The kingdom of heaven has come near.’ Heal the sick, raise the dead, cleanse those who have leprosy, drive out demons. Freely you have received; freely give. (Matthew 10:7-8)

Fourth Luminous Mystery: The Transfiguration

Jesus took Peter, James and John up a high mountain to pray.
Jesus was transfigured before them.
“His face became as dazzling as the sun, his clothes as radiant as light.”
This was to fortify their faith to withstand the coming tragedy of the Passion.
Jesus foresaw the ‘scandal of the cross,’ and prepared them for it by this manifestation of His glory.
Moses and Elias (representing the Law and the prophets of the Old Testament) were conversing with Jesus about His Passion.
“Do not think I have come to destroy the Law or the Prophets… but to fulfill them.”
From a cloud came a voice: “This is my beloved Son, listen to Him.”
Jesus admonishes them not to tell the vision to anyone until the Son of Man rises from the dead.
We too will behold the transfigured Jesus on the Last Day.

Fifth Luminous Mystery: Institution of the Eucharist

And he took bread, gave thanks and broke it, and gave it to them, saying, “This is my body given for you; do this in remembrance of me.”
In the same way, after the supper he took the cup, saying, “This cup is the new covenant in my blood, which is poured out for you. (Luke 22:19-20)

Step 5: Hail Mary and Glory Be

After having recited the Our Father and the mystery of the day, it continues with 10 Hail Mary’s and ends with the Glory Be. 

Following the Glory Be, between each mystery, an ejaculatory prayer is recited that calls itself the Prayer of Fatima.

Prayer of Fatima
“O my Jesus, forgive us, save us from the fire of hell. Lead all souls to Heaven, especially those who are most in need.”

Step 6: Rest of the Mysteries

After having recited the Fatima Prayer, the second mystery is read, followed by one Our Father, and continued by another 10 Hail Marys and the Glory Be. The following process is continued successively until reaching the fifth mystery:

  • Second Mystery followed by our Father
  • 10 Hail Mary plus 1 Glory
  • Fatima prayer
  • Third Mystery followed by our Father
  • 10 Hail Mary plus 1 Glory
  • Fatima prayer
  • Fourth Mystery followed by our Father
  • 10 Hail Mary plus 1 Glory
  • Fatima prayer
  • Fifth Mystery followed by our Father
  • 10 Hail Mary plus 1 Glory
    Fatima prayer

Step 7: Hail Holy Queen

To finish the rosary after having read the 5 mysteries that correspond to the day, a final prayer called Hail Holy Queen p is read, which symbolizes an acknowledgment of Our Lady. 

Hail Holy Queen
Hail Holy Queen, Mother of Mercy! Hail, our life, our sweetness and our hope! To thee do we cry, poor banished children of Eve; to thee do we send up our sighs, mourning and weeping in this valley of tears. Turn then, most gracious advocate, thine eyes of mercy toward us, and after this our exile, show unto us the blessed fruit of thy womb, Jesus. O clement, O loving, O sweet Virgin Mary! Pray for us, O Holy Mother of God. That we may be made worthy of the promises of Christ.

Amen.

To continue learning how to pray the rosary you must practice, but it is not always necessary to memorize all the prayers, since these can be printed with the purpose of having them accessible every time you go to pray the rosary.

Categories
Rosario y Misterios

Guia de Como Rezar el Rosario con Jaculatorias

Para rezar el rosario con jaculatorias cse comienza con la señal de la cruz, una Ave María y un Credo. Después, un padre eterno u diez jaculatorias por las 10 cuentas del rosario. Se continúan los padre eternos y jaculatorias por las siguientes cuentas del rosario y se termina con la doxología.

El rosario como oración es muy común en la Iglesia Católica. De hecho, este rezo que se hace con una cadena de diez avemarías y un padrenuestro, tiene como objetivo principal recordar los misterios de la vida, muerte y resurrección de Jesús y el asunción y coronación de María. Está conformado por cincuenta días divididos en cuatro semanas: las semana pascual o paschal (cuarenta), preparatoria (diez), del domingo comenzando como la semana pascual (diez) y de comunión con Jesús resucitado, que ahora nos llama a su encuentro definitivo.

Te puede interesarComo Rezar el Rosario Paso a Paso

A los diez días se hacen las jaculatorias para invocar el espíritu de Jesús como una fuerza que nos concede la gracia de ser comunión con Dios.

Las jaculatorias se recitan después del avemaría, por lo general son deseados o pedidos para el rezo y no tienen necesidad de estar comenzados por una letra.

Es común que las jaculatorias se hagan después de cada diez avemarías y antes del padrenuestro o como comenzamos el rosario.

Una jaculatoria común es la siguiente: “Jesucristo, Rey de los ángeles y Señor de nuestros destinos, tú que nos has dado tu vida para que fuéramos comunión con ella, acógeme en tus brazos como a un niño”.

En este artículo explicamos como rezar el rosario con jaculatorias y demostramos las diferentes oraciones que se pueden utilizar como jaculatorias.

Table of Contents

¿Qué son las jaculatorias?

Las jaculatorias del rosario son breves oraciones que se recitan después de cada avemaría como una forma de fortalecer la devoción al rosario y prepararnos para rezar el padrenuestro.

Las jaculatorias tienen comúnmente dos partes: una introducción como “Ruego a Dios nuestro Señor que…” y una conclusión como “Ave María, gratia plena. Llena eres de gracia. El señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.”

¿Para qué se usan las jaculatorias?

Ya que las jaculatorias son oraciones berves, se usan para pedir por las intenciones que se tienen como mensajeros del cielo. Las jaculatorias son la mejor forma de orar en cualquier momento.

Los creyentes católicos tienen muchas tradiciones, como ir a la misa, leer la biblia, rezar el rosario, etc. Las jaculatorias proveen una forma fácil y corta de comunicarse con Dios, expresando las intenciones que se tienen para pedir por los demás o si existe algún problema en particular.

Ya que las jaculatorias son oraciones cortas, se pueden rezar como si se estuviera conversando con Dios. Para rezarle a Dios con jaculatorias, se comienza colocando las manos en un gesto de oración, diciendo el nombre del amado y comenzar con la primera jaculatoria.

Este proceso no tiene que ser complicado y se puede hacer en cualquier lugar, ya que Dios está presente en todos lados. Por ende, las jaculatorias nos dan una oportunidad para comunicarnos con Dios como si fuera una persona con la que estamos conversando.

50 Jaculatorias Breves

Existen muchas jaculatorias que se pueden utilizar para comunicarnos con Dios. Aquí dejamos un ejemplo de 50 jaculatorias breves que puedes utilizar.

  • Jesús, confío en ti. 
  • Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí. 
  • Alabado sea Dios. 
  • Señor, ten piedad de mí.
  • Señor mío y Dios mío. 
  • Espíritu Santo, illumíname. 
  • Santa María, ruega por nosotros. 
  • Jesús, María, y José.
  • Ave María Purísima. 
  • Madre mía de Guadalupe. 
  • Que cuando Su Santísimo Nombre sea pronunciado, Jesús sea siempre y en todo lugar bendecido y adorado.
  • Señor san José: que aprendamos de ti cada día a amar y a servir más y mejor a Jesús y a María.
  • Jesús Resucitado, que derrotaste la muerte y el pecado, concédenos llegar a disfrutar la eternidad a Tu lado.
  • Santísima Virgen María: Que toda nuestra vida sepamos imitar tu fe, caridad, pureza y humildad.
  • Inmaculado Corazón de María, te consagramos nuestro día, pues para poder seguir a Jesús necesitamos tu amparo y tu guía.
  • Señor: Gracias por Tu Palabra. Concédenos amarla, reflexionarla, vivirla y comunicarla.
  • Jesús: que en el Santo Rosario nos ayude Tu Madre a contemplarte, conocerte, seguirte y amarte.
  • Señor: Te rogamos por las Almas del Purgatorio; concédeles Tu consuelo y condúcelas pronto al Cielo.
  • Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo.
  • Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.
  • Sagrado Corazón de Jesús, perdónanos y se nuestro Rey.
  • Corazón de Jesús, que os ame y os haga amar.
  • Corazón divino de Jesús, convierte a los pecadores, salva a los moribundos, libra a las almas santas del purgatorio.
  • Dulce corazón de mí Jesús, haz que te ame siempre más y más.
  • Sagrado Corazón de Jesús, protege nuestras familias.
  • En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado, el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.
  • Sea por siempre bendito y adorado Cristo, Nuestro Señor Sacramentado, Nuestro Rey por los siglos de los siglos.
  • Alabemos y demos gracias en cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento.
  • Te adoramos ¡oh Cristo!, y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.
  • Alabado sea Jesucristo. Por los siglos de los siglos. Amén.
  • María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos. 
  • Oh Jesús, perdónanos nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo. 
  • Buen Jesús, me uno a Ti de todo corazón. Espíritu Santo, guía e ilumina mi corazón.
  • Jesús, María y José, en mi casa están los tres. 
  • Mi buen Jesús, verdadero hijo de la Virgen María, acompáñame esta noche y mañana todo el día. 
  • Creo en Jesús, Él es mi Salvador. 
  • El amor de Dios es maravilloso. 
  • El Señor es mi pastor, nada me faltará.
  • Cuatro esquinitas tiene mi cama. Cuatro angelitos en ella guarda.
  • Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con Dios y la Virgen y el Espíritu Santo. Amén. 
  • Oh Dios crea en mí, un corazón puro. 
  • Buen Jesús, amigo de los niños, bendecid a los niños de todo el mundo.
  • Buen Jesús, me uno a ti de todo corazón.
  • Señor, descanso eterno a las almas, y la luz perpetua luzca para ellas.
  • El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.
  • Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al vuestro.
  • Por ti, Jesús, vivo; por ti, Jesús, muero; tuyo soy, Jesús, en vida y en muerte, amén.
  • Señor, auméntanos la fe.
  • Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo.
  • Creo, Señor, pero ayuda mi incredulidad.
  • Jesús Dios mío, os amo sobre todas las cosas.

Como Rezar el Rosario con Jaculatorias

Para rezar el rosario con jaculatorias se puede rezar la coronilla de la misericordia o rezar el rosario pasa un difunto.

En este ejemplo daremos pasos para rezar la coronilla de la misericordia, la cuál requiere que se utilizen jaculatorias.

Para aprender a rezar el rosario para un difunto, haz click aqui.

Paso 1: Presignarse (Señal de la Cruz)

Con el rosario en las manos, te presignas y repites esta oración: 

“En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén”

Paso 2: El Ave María y Credo

Ya que hayas rezado el padre nuestro, continúas con el Ave María y el credo. 

Estas son las oraciones: 

  • Ave María
    Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.”
  • Credo de los Apóstoles
    Creo en Dios, Padre todopoderoso,

    Creador del cielo y de la tierra.

    Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
    que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
    nació de santa María Virgen,
    padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado,
    descendió a los infiernos,
    al tercer día resucitó de entre los muertos,
    subió a los cielos
    y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
    Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

    Creo en el Espíritu Santo,
    la santa Iglesia católica,
    la comunión de los santos,
    el perdón de los pecados,
    la resurrección de la carne
    y la vida eterna.

    Amén.

Paso 3: El Padre Eterno

Padre Eterno te ofrezco el Cuerpo la Sangre el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo Nuestro Señor Jesucristo para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.”

Paso 4: Diez Jaculatorias

En las próximas 10 cuentas del rosario rezarás 10 jaculatorias. Puedes utilizar cualquiera de las jaculatorias mencionadas en este artículo y repetirla 10 veces. 

Paso 5: Repite Pasos 1 al 3

Para rezar el resto del rosario, repite los pasos 1 al 3 para rezar un total de 50 jaculatorias, y 4 padres eternos adicionales. 

Paso 6: Doxología

Después de las últimas jaculatorias, reza la doxología final. 

Esta se reza así: 

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.”

En este artículo te damos una explicación de como rezar el rosario con jaculatorias. Igualmente, hay varias formas de rezar el rosario y te recomendamos que leas este artículo: 

Guía de Como Rezar el Rosario Para un Difunto

Categories
Rosario y Misterios

Como Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia en Forma de Novena

La coronilla de la divina misericordia es una oración muy conocida y utilizada por muchas personas en todo el mundo. La coronilla reza así: “Señor Jesús, hijo de Dios misericordia, ten piedad de nosotros pecadores. Amén”. Esta oración se recomienda especialmente para aquellos momentos en los que necesitamos ayuda y consuelo, ya que invoca la infinita misericordia de Dios.

Esta oracion se puede rezar en forma de novena, es decir, en 9 dias consecutivos, o bien, se puede rezar cada dia. Las intenciones para las que se pide ayuda a Dios mediante esta oracion son muy variadas, y pueden ser personales o colectivas. Algunas de las intenciones más comunes son: la salud, el trabajo, el amor, la familia, etc.

Te puede interesarComo Rezar el Rosario Paso a Paso

Algunos dicen que la coronilla proviene de una antigua tradición que se remonta a la coronación de los pescadores. Según esto, Juan Evangelista o San Isaías les habría enseñado este rito para protegerlos contra las tormentas y el viento huracanado cuando iban al mar.

La historia de la coronilla en el catolicismo proviene de cuando Jesús se le reveló a Santa Faustina el 14 de septiembre, diciéndole que aquel que rezara la misericordia se le protegería en la vida y se le otorgaría gracias. Por ende, a Santa Faustina se le conoce como Apóstol de la Misericordia.

Por ende, durante mucho tiempo de tradición el acto litúrgico era coronar la sagrada cruz con flores o coronillas para adornarse ésta durante todo el procesionario del domingo siguiente.

En este artículo vamos a explicar paso a paso cómo rezar la coronilla de la divina misericordia en forma de novena.

Table of Contents

Oraciones de la Coronilla de la Divina Misericorida

Para aprender a rezar la Coronilla de la Divina Misericorida, es importante primero saber cuales son todas las oraciones de este rezo, las cuales

La señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración al principio (opcional): Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y derrámate sobre nosotros (Diario, 1319).

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío (Diario, 84). Primero se reza una vez el Padre Nuestro, el Ave María y el Credo de los Apóstoles.

Padre Nuestro: Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre; venga a nosotros Tu reino; hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Ave María: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Credo de los Apóstoles: Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

En las cuentas grandes del Padre Nuestro antes de cada decena: Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero (476).

En las 10 cuentas pequeñas de cada decena: Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Repita el “Padre Eterno” y “Por Su dolorsa Pasión”: (Números 6 y 7) Rece cuatro decenas más.

Después de cinco decenas, la doxología final (tres veces): Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Oración final (opcional): Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentamos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia Mismos (950).

Como Rezar la Coronilla de la Divina Misericorida

La coronilla se reza con un rosario normal. La diferencia del rezo normal del rosario y el de la coronilla es que durante la coronilla de remplazan los misterios del rosario con un padre eterno.

Paso 1: Se Comienza con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo. 

Paso 2: Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre Nuestro) decir: 

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros  pecados y los del mundo entero.” 

Paso 3: En las cuentas pequeñas del Ave María: 

“Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.” 

Paso 4: Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces: 

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.” 

Para aprender a rezar la coronilla paso a paso, visite este artículo: Como Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia

Igualmente, esta ímagen demuestra el rezo de la coronilla utilizando el rosario:

Como Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia - Entero

Como Rezar la Coronilla de la Divina Misericorida en Forma de Novena

Para rezar la Coronilla de la Divina Misericordia en forma de novena, primero se rezan oraciones especÍficas por nueves dias, y después de cada oración se reza la coronilla con los pasos mencionados anteriormente.

PRIMER DÍA

“Hoy, tráeme a toda la humanidad y especialmente a todos los pecadores , y sumérgelos en el mar de mi misericordia. De esta forma, me consolarás de la amarga tristeza en que me sume la perdida de las almas.

Jesús Misericordiosísimo, cuya naturaleza es la de tener compasión de nosotros y de perdonarnos, no mires nuestros pecados, sino la confianza que depositamos en tu bondad infinita. Acógenos en la morada de tu compasivísimo corazón y nunca nos dejes escapar de el. Te lo suplicamos por tu amor que te une al Padre y al Espíritu Santo.

Padre Eterno, mira con misericordia a toda la humanidad y especialmente a los pobres pecadores que están encerrados en el compasivísimo Corazón de Jesús y por su dolorosa pasión muestranos tu misericordia para que alabemos la omnipotencia de tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.”

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

SEGUNDO DÍA

Hoy, tráeme a las almas de los sacerdotes y los religiosos, y sumérgelas en mi misericordia insondable. Fueron ellas las que me dieron fortaleza para soportar mi amarga pasión. A través de ellas, como a través de canales, mi misericordia fluye hacia la humanidad.

Jesús misericordiosísimo, de quien procede todo bien, aumenta tu gracia en nosotros para que realicemos dignas obras de misericordia, de manera que todos aquellos que nos vean, glorifiquen al Padre de misericordia que está en el cielo.

Padre eterno, mira con misericordia al grupo elegido de tu viña, a las almas de los sacerdotes y a las almas de los religiosos; otórgales el poder de tu bendición. Por el amor del Corazón de tu Hijo, en el cual están encerradas, concédeles el poder de tu luz para que puedan guiar a otros en el camino de la salvación y a una sola voz canten alabanzas a tu misericordia sin límite por los siglos de los siglos. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

TERCER DÍA

Jesús compasivísimo, que eres la luz del mundo entero. Acoge en la morada de tu piadosísimo Corazón a las almas de aquellos que no creen en Dios y de aquellos que todavía no te conocen. Que los rayos de tu gracia las iluminen para que también ellas unidas a nosotros, ensalcen tu misericordia admirable y no las dejes salir de la morada de tu compasivísimo Corazón.

Padre Eterno, mira con misericordia a las almas de aquellos que no creen en Ti y de los que todavía no te conocen, pero que están encerrados en el compasivísimo Corazón de Jesús. Atráelas hacia la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellas ensalcen la generosidad de tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

CUARTO DÍA

Hoy, tráeme a aquellos que no creen en Dios, y a aquellos que todavía no me conocen. También pensaba en ellos durante mi amarga pasión y su futuro celo consoló mi corazón. Sumérgelos en el mar de mi misericordia.

Jesús compasivísimo, que eres la luz del mundo entero. Acoge en la morada de tu piadosísimo Corazón a las almas de aquellos que no creen en Dios y de aquellos que todavía no te conocen. Que los rayos de tu gracia las iluminen para que también ellas unidas a nosotros, ensalcen tu misericordia admirable y no las dejes salir de la morada de tu compasivísimo Corazón.

Padre Eterno, mira con misericordia a las almas de aquellos que no creen en Ti y de los que todavía no te conocen, pero que están encerrados en el compasivísimo Corazón de Jesús. Atráelas hacia la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellas ensalcen la generosidad de tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

QUINTO DÍA

Hoy, tráeme a las almas de los hermanos separados y sumérgelas en el mar de mi misericordia. Durante mi amarga pasión, desgarraron mi cuerpo y mi Corazón, es decir, mi Iglesia. Según regresan a la Iglesia, mis llagas cicatrizan y de este modo alivian mi pasión.

Jesús misericordiosísimo que eres la bondad misma, tú no niegas la luz a quienes te la piden. Acoge en la morada de tu compasivísimo Corazón a las almas de nuestros hermanos separados y llévalas con tu luz a la unidad con la Iglesia y no las dejes escapar de la morada de tu compasivísimo Corazón sino haz que también ellas glorifiquen la generosidad de tu misericordia.

Padre eterno, mira con misericordia a las almas de nuestros hermanos separados, especialmente a aquellos que han malgastado tus bendiciones y han abusado de tus gracias por persistir obstinadamente en sus errores. No mires sus errores, sino el amor de tu Hijo y su amarga pasión que sufrió por ellos, ya que también ellos están encerrados en el compasivísimo Corazón de Jesús. Haz que también ellos glorifiquen tu gran misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

SEXTO DÍA

Misericordiosísimo Jesús que dijiste: “aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón”, acoge en Tu Corazón desbordante de piedad a todas las almas mansas y humildes, y las de los niños pequeños. Estas almas son la delicia de las regiones celestiales y las preferidas del Padre Eterno, pues se recrea en ellas muy particularmente. Son como un ramillete de florecillas que despidieran su perfume ante el trono de Dios. El mismo Dios se embriaga con su fragancia. Ellas encuentran abrigo en Tu Piadosísimo Corazón, oh Jesús y entonan incesantemente himnos de amor y de gloria.

Padre Eterno, vuelve Tu mirada llena de misericordia hacía estas almas mansas, hacia estas almas humildes y hacia los niños pequeños acurrucados en el seno del corazón desbordante de piedad de Jesús. Estas almas se asemejan más a Tu Hijo. Su fragancia asciende desde la tierra hasta alcanzar Tu Trono, Señor. Padre de misericordia y bondad suma, Te suplico, por el amor que Te inspiran estas almas y el gozo que Te proporcionan: bendice a todo el género humano, para que todas las almas a la par entonen las alabanzas que a Tu misericordia se deben por los siglos de los siglos. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

SÉPTIMO DÍA

Hoy, tráeme a las almas que veneran y glorifican mi misericordia de modo especial y sumérgelas en mi misericordia. Estas almas son las que más lamentaron mi pasión y penetraron más profundamente en mi Espíritu. Ellas son un reflejo viviente de mi Corazón compasivo. Estas almas resplandecerán con una luz especial en la vida futura. Ninguna de ellas irá al fuego del infierno. Defenderé de modo especial a cada una en la hora de la muerte.

Jesús misericordiosísimo, cuyo Corazón es el amor mismo, acoge en la morada de tu compasivísimo Corazón a las almas que veneran y ensalzan de modo particular la grandeza de tu misericordia. Estas almas son fuertes con el poder de Dios mismo. En medio de toda clase de aflicciones y adversidades siguen adelante confiadas en tu misericordia y unidas a ti, ellas cargan sobre sus hombros a toda la humanidad. Esta almas no serán juzgadas severamente, sino que tu misericordia las envolverá en la hora de la muerte.

Padre eterno, mira con misericordia a aquellas almas que glorifican y veneran tu mayor atributo, es decir, tu misericordia insondable y que están encerradas en el compasivísimo Corazón de Jesús. Estas almas son un Evangelio viviente, sus manos están llenas de obras de misericordia y sus corazones desbordantes de gozo cantan a ti, oh Altísimo, un canto de misericordia. Te suplico, oh Dios, muéstrales tu misericordia según la esperanza y la confianza que han puesto en ti. Que se cumpla en ellas la promesa de Jesús quien les dijo que: a las almas que veneren esta infinita misericordia mía, yo mismo las defenderé como mi gloria durante sus vidas y especialmente en la hora de la muerte.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

OCTAVO DÍA

Misericordiosísimo Jesús, que exclamaste ¡misericordia!, introduzco ahora en el seno de Tu Corazón desbordante de misericordia las almas del purgatorio, almas que tanto aprecias pero que, no obstante, han de pagar su culpa. Que el manantial de Sangre y Agua que brotó de Tu Corazón apague las llamas purificadoras para que, también allí, el poder de Tu misericordia, sea glorificado.

Padre eterno, mira con ojos misericordiosos a estas almas que padecen en el purgatorio y que Jesús acoge en Su Corazón, desbordante de piedad. Te suplico, por la dolorosa Pasión que sufrió Tu Hijo, y por toda la amargura que anegó Su sacratísima alma: muéstrate misericordioso con las almas que se hallan bajo Tu justiciera mirada. No los mires de otro modo, sino sólo a través de las heridas de Jesús, Tu Hijo bien amado; porque creemos firmemente que Tu bondad y compasión son infinitas. Amén.

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

NOVENO DÍA

Hoy, tráeme a las almas tibias y sumérgelas en el abismo de mi misericordia. Estas almas son las que más dolorosamente hieren mi Corazón. A causa de las almas tibias, mi alma experimentó la más intensa repugnancia en el Huerto de los Olivos. A causa de ellas dije: Padre, aleja de mí este cáliz, si es tu voluntad. Para ellas, la última tabla de salvación consiste en recurrir a mi misericordia.

Jesús misericordiosísimo, que eres la compasión misma, te traigo a las almas tibias a la morada de tu piadosísimo Corazón. Que estas almas heladas que se parecen a cadáveres y te llenan de gran repugnancia se calienten con el fuego de tu amor puro. Oh Jesús compasivísimo, ejercita la omnipotencia de tu misericordia y atráelas al mismo ardor de tu amor y concédeles el amor santo, porque tú lo puedes todo.

Padre eterno, mira con misericordia a las almas tibias que, sin embargo, están encerradas en el piadosísimo Corazón de Jesús. Padre de la misericordia, te suplico por la amarga pasión de tu Hijo y por su agonía de tres horas en la cruz, permite que también ellas glorifiquen el abismo de tu misericordia. Amén. (1209-1229)

Después de decir estas oraciones, se reza la Coronilla de la Divina Misericordia.

En este artículo explicamos como rezar la coronilla de la divina misericordia en forma de novena. Además de este recurso, te recomendamos los siguientes artículos:

Guía de Como Rezar el Rosario Para un Difunto